Los participantes de ADLI (DACA) pueden otra vez aplicar por una extensión, según agencia migratoria.

 

Manifestantes exigiendo al Partido Democrático la protección de la Acción Deferida para los Llegados en la Infancia (ADLI, DACA por sus siglas en inglés) se juntaron afuera de la oficina de la senadora demócrata de California Dianne Feinstein en Los Angeles el día miércoles, el 3 de enero, 2018. California tiene el número más grande de personas afectadas por la ley, también conocida como la Ley Dream. (AP Foto/Reed Saxon)

Por Matt Stevens
The New York Times

El gobierno federal dijo el sábado que iba a resumir aceptando solicitudes de extensión para un programa que previene la deportación de inmigrantes jóvenes que habían llegado ilegalmente a Estados Unidos como niños.

En una declaración, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (SCIEU o USCIS por sus siglas en inglés) dijo que “hasta nuevo aviso,” el programa de la época de Obama, Acción Deferida para los Llegados en la Infancia (ADLI o DACA) “será operado por los términos en lugar antes de que fuera anulado, cuando el presidente Donald Trump trataba de eliminarlo.

La decisión surgió después de que un juez federal en California expidió un mandato el martes exigiendo que la administración de Trump resumiera el programa de ADLI.

La agencia dijo el sábado que la gente anteriormente concedida la acción diferida bajo el programa pueden solicitar una extensión si había vencido en el día de o después del 5 de septiembre, 2016.

Gente que previamente habían recibido ADLI pero cuya acción diferida había vencida antes del 5 de septiembre, 2016, no pueden extender pero pueden, sin embargo, registrar una nueva solicitud, dijo la agencia. Mencionó que las mismas instrucciones aplicarían a todos cuyas acciones diferidas habían sido anuladas.

Pero oficiales también dijeron que no estaban aceptando solicitudes de individuos a los que nunca se había concedido la acción diferida bajo ADLI.

Diciendo que la decisión de terminarla era indebido, el Juez William Alsup de la Tribunal de Distrito en San Francisco escribió que la administración debe “mantener el programa de ADLI en un nivel nacional” mientras el desafío a la decisión del presidente sigue adelante.

El presidente Barack Obama creó el programa ADLI en 2012 para dar a los inmigrantes jóvenes la habilidad de trabajar legalmente en los Estados Unidos. Por intentar de terminarlo en

septiembre, Trump argumentó que las acciones de Obama fueron inconstitucionales y abusos del poder ejecutivo.

Desde entonces, un debate intenso ha surgido en Washington mientras demócratas y republicanos discuten sobre cómo proveer alivio para cerca de 800.000 inmigrantes quienes enfrentarían a la deportación si el programa termina. Trump se juntó con legisladores en una reunión televisada de una hora el martes para comenzar las negociaciones.

Los críticos de la decisión del presidente de terminar la ley litigaron a la administración, diciendo que terminando con el programa fue arbitrario y que fue ejecutado sin seguir los pasos apropiados.

En su decisión, el juez propuso un plan para el gobierno que los oficiales aparentemente siguieron. Dijo que los beneficiantes previos de ADLI, conocidos como “dreamers,” deben ser permitidos a extender su estatus en el programa, aunque el gobierno no será obligado a aceptar nuevas aplicaciones de los inmigrantes que no lo habían solicitado antes.